Carlos Rosales: vida y arte, arte y vida