Olarte, el depoartista.

Un día entre el taller y la fábrica de aviones