Ariane, René y el ejercicio de transformar