Nati Bermejo. Días dorados