Rubén Martín de Lucas y la República Mínima